Registra INAH dos casos vandálicos en zonas arqueológicas

Mediante charlas conciliatorias se busca que los que ocasionaron daños cubran el costo de la restauración de monumentos afectados.

El delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), José Vicente de la Rosa Herrera informó al momento tienen dos casos vandálicos en zonas arqueológicas por lo  que están en diálogo con los autores, y advirtió que cuando existen daños mayores o con dolo se procede a la denuncia  en contra de personas que cometen ese tipo de afectación.

Agregó que se trata de una empresa la cual no dio nombre la que provocó el daño y confió en que en los próximos días cubran el gasto de la restauración de los monumentos, que oscilan entre los 300 mil pesos lo que consideró el arqueólogo.

“Primero se hace una audiencias de conciliación para que reconozcan el daño y cuando hay daños mayores y con dolo se hace una denuncia penal, el patrimonio arqueológico también  es de todos y legalmente es patrimonio cultural de la nación”, dijo.

Tal es el caso en el área de Tecoaque en la Herradura y los Cerritos es donde se han registrado daños recientemente por lo que al momento se encuentran en la etapa de audiencias.

En caso de que se nieguen a cubrir los gastos que genera el daño que ocasionaron a los monumentos arqueológicos dijo que el INAH tiene la facultad de proceder a la denuncia penal porque es patrimonio cultural de la nación.

Incluso, De la Rosa Herrera sostuvo que cuando se trata de accidentes automovilísticos o cualquier actividad que se realice por ejemplo agrícolas, el arado y algunas estructuras las dañan, la primera etapa son audiencias de conciliación con los propietarios para que reconozcan el daño y cuándo hay daños con dolo entonces se procede a la denuncia penal.

Además resaltó que existen alrededor de mil sitios en el atlas arqueológico de Tlaxcala, “Un sitio dónde hay vestigios arqueológicos que no necesariamente están abiertos al público, simplemente los estudios, la investigación nos dice que ahí están los hechos”.

Mientas que las cinco zonas que están abiertas al público son donde se realiza trabajos de mantenimiento mayor y menor, tal es el caso de Cacaxtla, con una inversión de cinco millones de pesos para mantenimiento en especial de la techumbre y los andadores.

“En cuanto a la maleza si es en zonas arqueológicas si es tarea de nosotros, si son propiedades particulares, porque una cosa es lo que la ley define como patrimonio cultural de la nación arqueológico y otra cosa la propiedad privada que es garantía constitucional uno es régimen de protección y otro es propiedad”.

Anuncios

Author: Isabel Polvo Escobar