Regala Carlos Rivera último concierto de 2019

El cantante huamantleco causó un movimiento inesperado de sus fans por conseguir un boleto que cerraron la carretera y movilizaron al ejército cuando estos se agotaron

Carlos Rivera, el cantante de talla internacional originario de Huamantla, Tlaxcala, regaló su último concierto del año en México a los tlaxcaltecas; a través de sus redes sociales prometió el mejor show que pueda dar.

El estadio Tlahuicole, ya remodelado y en la fecha de su reinauguración, será el escenario este viernes para que el tlaxcalteca deleite a sus fans, por eso desde el mediodía del miércoles comenzaron a llegar con la intención de obtener un pase para el espectáculo, el gobierno del Estado prometió 10 mil entradas.

Los boletos serían repartidos desde la mañana del jueves y dejarían de otorgarlos cuando se agotaran, cada persona tendría derecho a dos pases, pero la fama del tlaxcalteca y la magnitud que se dio al evento fue tal que apenas habían transcurrido unos 40 minutos y las taquillas cerraron.

Miles de personas que llegaron a formarse a las filas del recinto ferial desde más de 12 horas antes se quedaron sin una entrada para ver al cantante, y luego de no tener certeza sobre lo que había ocurrido buscaron respuestas contra policías y personal de protección civil que vigilaban que todo marchara en orden.

Carlos Rivera causó un movimiento inesperado de sus fans provocando que las ganas de verlo en vivo los llevara a cerrar la carretera y manifestarse en la Secretaría de Turismo del Estado (Secture), tratando de obtener una entrada de las miles prometidas.

A las 09:00 horas de ayer se abrieron las taquillas del recinto ferial en Tlaxcala; para recibir sus boletos quienes llegaron desde un día antes hicieron filas, cada una en su respectiva ventanilla, alrededor de las 09:40 y sin decir nada todas cerraron.

Entre la multitud comenzó a correr el rumor de que los boletos se habían agotado, pero aun así los fans mantuvieron la calma por más de una hora.
Cuando notaron que pese a la promesa de que las taquillas volverían a abrir esto no sucedió, comenzaron a agitarse y lanzar consignas en contra de los organizadores, llegando a invitar a la violencia.

La carretera aledaña a las taquillas fue bloqueada por algunos minutos, exigiendo que repartieran los diez mil boletos que desde días antes anunciaron. Argumentaron que no habían dado ni siquiera tres mil cuando la repartición concluyó.

Luego unas decenas de inconformes se trasladaron a la Secture, para nuevamente exigir que les dieran entradas; alrededor del mediodía hicieron oficial la noticia de que los boletos en el recinto ferial se habían terminado, no así en las estaciones de radio y canales de televisión del gobierno estatal. Con dinámicas y concursos decenas de personas obtuvieron su entrada.

Algunas empresas patrocinadoras obsequiaron pases dobles para el concierto, aun así fueron insuficientes comparados con las decenas de miles de fans que buscaban acceso.

Quienes lograron un pase en los primeros minutos de ayer, comenzaron a llegar a la entrada del estadio Tlahuicole para “apartar” su lugar asegurando ser los primeros en acceder, aunque el concierto dará inicio a partir de las 20:00 horas.

El aprecio que Tlaxcala tiene a Carlos Rivera y su música se demostró cuando a sus seguidores no les importó invertir más de 48 horas esperando su llegada, en agradecimiento el cantante envío un refrigerio para quienes desde la noche del miércoles ya esperaban obtener una entrada.

Anuncios

Author: Miguel Ángel Lara

foto reportero en Grupo ABC Tlaxcala y reportero de "ABC Noticias de Tlaxcala"