Recupera Guardia Nacional dos de las cuatro armas robadas en Tlaxcala

Una llamada anónima alertó sobre una camioneta abandonada, ahí estaban; el alcalde de Ixtenco reiteró que los delincuentes no son de su pueblo

Elementos de la Guardia Nacional (GN) que vigilan las vías del ferrocarril con la finalidad de evitar delitos relacionados con el robo al transporte de carga en la zona oriente del Estado, recuperaron dos de los cuatro fusiles que el domingo pasado les fueron arrebatados por civiles en límites de los Estados de Puebla y Tlaxcala.

Durante la madrugada de ayer, ubicaron una camioneta abandonada cobre el camino que conduce a Nopalucan, Puebla, que se encontraba cubierta con milpas secas y que contenía, además, las armas de fuego exclusivas del ejército mexicano.

De acuerdo con información de las autoridades municipales de Ixtenco, territorio donde erróneamente se dijo que habían ocurrido los hechos, fue una llamada anónima la que alertó que se encontraba una unidad móvil en un camino de terracería, lo que hizo a las autoridades acudir, verificar y luego reportar a la corporación federal.

Alrededor de la 01:40 horas de ayer, el comandante de la corporación municipal, Alejandro soto dio a viso que a través de los números oficiales del ayuntamiento recibieron una llamada anónima en donde mencionaban que en los límites de Tlaxcala con Puebla había una camioneta abandonada, por lo que la indicación fue que acudiera acompañado de elementos del ejército y la policía estatal.

Al llegar al punto referido constataron que se trataba de una unidad color rojo, dentro de la cual estaban dos de las cuatro armas que el domingo pasado les fueron tobadas a los elementos de la Guardia Nacional, esto mientras trataban de evitar que se consumara un nuevo asalto al ferrocarril.

La policía de Ixtenco, como primer respondiente, fue la encargada de poner a disposición de la Fiscalía General de la República (FGR) las armas y la unidad, para que las autoridades hagan lo correspondiente y comiencen las investigaciones a fin de identificar a los responsables.

El presidente municipal de Ixtenco, Miguel Ángel Caballero Yonca, confía en que la dependencia federal actúe de manera eficaz y pueda dar con los culpables de haber agredido y robado su equipo a las fuerzas federales, en tanto reiteró que la gente de su pueblo no tiene nada que ver con los actos delictivos.

Una vez más lamentó que la noticia de lo ocurrido la mañana del domingo señalara al pueblo otomí como el presunto responsable, sin embargo, dijo, los delincuentes probablemente vienen de otros municipios fuera del territorio tlaxcalteca para delinquir y agredir a la policía.

Anuncios

Author: Miguel Ángel Lara

foto reportero en Grupo ABC Tlaxcala y reportero de "ABC Noticias de Tlaxcala"