Plataformas digitales no son empresas de transporte

Ese es el principal motivo por el que no les pueden impedir su funcionamiento, tampoco pueden impedir que los dueños de los vehículos brinden un servicio

Las aplicaciones digitales que controlan la prestación de servicios para el traslado de personas en Tlaxcala no son meramente empresas de transporte público, como se cree.

Son más bien empresas que sirven como un intermediario entre los clientes y los conductores de los automóviles, que son realmente quienes ofrecen el transporte, y que trabajan por la modalidad de acuerdo entre particulares, es decir, legalmente no necesitan una concesión o permiso para poder circular.

La función que cumplen las empresas como Pronto o Uber es, por poner un ejemplo, como la que realizan las páginas de internet donde se pueden comprar y vender productos, es decir, sólo conectan al comprador con el vendedor sin que tengan la responsabilidad directa sobre el producto que se adquiere.

Ahora bien, el acuerdo entre particulares, que es el contrato de palabra que se establece entre el usuario y el prestador del servicio, es similar a solicitarle a un amigo o conocido un “viaje” en auto por alguna necesidad a cambio de una cuota de recuperación o de “pagarle la gasolina”.

Las plataformas digitales ofrecen el plus de garantizar a los usuarios que mantendrán vigilados a los conductores a través de la localización satelital y con esto se encargan de justificar que el trayecto solicitado se cumplió, y el permiso que pagan a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes estatal (Secte), es por el uso de las vías de comunicación.

Esto sería el principal motivo por el que las leyes no les pueden impedir la operación, y lo que el pasado martes aprobaron en el Congreso del estado no les afecta.

En cambio, la intención de los líderes transportistas, al pretender evitar que dueños de automóviles particulares que buscan auto emplearse dejen de prestar el servicio atenta directamente contra un derecho que está establecido en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

La actividad que los conductores desempeñan se refiere al derecho de generar su propio empleo y a tener un trabajo digno, como lo dice el artículo 5 Constitucional, además de que también contempla el derecho de formar empresas siempre y cuando su actividad sea legal.

Los líderes transportistas sí están cometiendo una falta que podría ser castigada, al promover con sus ideas e intenciones actos monopolios y obstruir la libre competencia de los mercados, lo que también está previsto en la ley.

Las leyes que pretendan imponer los transportistas a base de presiones no serán obstáculo para las plataformas, pero sí deja claro que los legisladores locales los toleran y eso podría traer problemas para los integrantes del poder legislativo en la entidad.

Author: Miguel Ángel Lara

foto reportero en Grupo ABC Tlaxcala y reportero de "ABC Noticias de Tlaxcala"