“No estamos seguros, ni siquiera vamos a dormir”

Vecinos de Santa Elena, en Teacalco, vivieron la explosión del ducto de gas, piden a las autoridades frenar el robo de combustible

La población de la colonia Santa Elena, en el municipio de Santa Apolonia Teacalco, no se siente segura después de lo que ocurrió la noche del domingo en uno de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) que transportan gas LP por la región, y solicitaron que esto se acabe.

“No vamos a dormir, lo que ocurrió no es algo leve, tal vez ahora no hubo personas fallecidas ni daños que lamentar, pero no siempre va a ser así, queremos saber cómo nos van a garantizar que esto no va a volver a ocurrir”, dijeron algunos vecinos unas horas después de la explosión.

Con cobijas, café o té, pero fuera de sus casas, quienes habitan cerca de donde ocurrió el incendio se mantuvieron toda la noche pendientes de lo que personal de seguridad física de Pemex; el sueño no llegó, y es que la preocupación fue tal que quizás en varios días no logren conciliar el sueño.

“Si te dijera lo que sentí, lo que vi, lo que pasó por mi mente al momento, no lo vas a creer, no se trató de la explosión como los medios de comunicación lo dicen, se trató de ver dónde estamos parados, a lo que estamos expuestos a diario, lo que ocurre y podría ocurrir”, dijo la vecina.

Por este motivo, piden que las autoridades municipales, estatales y federales mayor protección, mayores rondines de vigilancia durante la noche y que el robo de combustibles en la zona sea erradicado.

“Tú no sabes todo lo que tenemos que vivir, aquí estamos solos, apartados, sin nadie que nos proteja, la policía y el ejército hacen rondines pero son durante el día, en la noche no se acercan, no vienen, nos dejan solos y sentir esto la verdad es algo que no se puede explicar”, dijo uno de los hombres que tuvieron que dejar su casa ante la explosión.

Durante los casi 25 años que las 15 familias que conforman la colonia Santa Elena han vivido en ese lugar, han sabido de decenas de casos de fugas de gas, de robo en pipas, de extracción ilegal, pero es la primera vez que saben de una explosión.

“Esto ya llegó al límite y si no lo controlan va a ser peor, ¿qué tenemos que hacer para que esto pare?, se preguntan día a día los vecinos.

Ellos han construido su vida ahí, en ese lugar está su patrimonio, el de sus hijos, no hay muchas fuentes de trabajo cerca, así que a mayoría se dedica al campo.

Vivir de cerca la explosión de un ducto de gas cambió la forma de ver la realidad de muchos, y ante la falta de oportunidades sólo piden que las autoridades los escuchen y atiendan la solicitud de erradicar el robo de gas en la región.

Anuncios

Author: Miguel Ángel Lara

foto reportero en Grupo ABC Tlaxcala y reportero de "ABC Noticias de Tlaxcala"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.