No depositar la fe bajo una piedra: Iglesia

“Debemos esperar, porque Dios es fiel, no nos deja solos y hoy en esta pandemia nos acompaña”

El jerarca de la iglesia católica en Tlaxcala, Julio César Salcedo Aquino en su homilía de “Domingo de Pascua”, destacó que como cristianos debemos ayudar con la oración a que florezca la esperanza de que esta situación que vive en mundo por el Covid-19 terminara, “ya que lo que parece imposible lo hace el señor, para Dios no hay imposibles”.

Destacó que el Papa Francisco invitó a los católicos a no depositar su esperanza bajo una piedra, “podemos y debemos esperar, porque Dios es fiel, no nos deja solos nos ha visitado y ha estado en cada situación, en el dolor, en la angustia en la muerte, su luz iluminó la obscuridad del sepulcro”.

Recordó las palabras de su Santidad: “Jesús como semilla en la tierra, está por hacer germinar una vida nueva y en la situación que se vive hoy por la pandemia cuántas personas han hecho y hacen como aquellas mujeres esparcen semillas de esperanza”.

Fue claro al referir que la pascua siempre es misionera, “y nos invita a anunciar, la pascua no es algo encerrado, sino que es un envió, ve anuncia, que no se queden con esta alegría de la resurrección”.

Salcedo Aquino dijo que hoy como comunidad católica, tenemos el reto de propagar la semilla de esperanza en el mundo y dentro de las familias, ahora que se nos invita a estar en casa, “debemos hacer lo posible para sembrar la semilla, no podemos confinar nuestra esperanza a los recintos sagrados, sino hay que llevarlos a todos, porque todos necesitan ser reconfortados”.

Recordó que el Papa insistió en la Vigilia Pascual que hermoso es ser cristianos que consuelan, que llevan las cargas de los demás, que animan y son mensajeros de vida en tiempos de muerte, “estos son tiempos difíciles, son tiempos de muerte, pero ahora nuestro aliento debe ser que Jesús vive en medio de nosotros”.

El obispo de Tlaxcala dijo “acallemos los gritos de la muerte que terminan en guerras, que se acabe la producción y el comercio de armas, porque necesitamos pan y no fusiles, que cesen los abortos que matan la vida inocente, que se abra el corazón del que tiene, para llenar las manos vacías y sembremos semillas de esperanza como lo hicieron los discípulos, porque si el virus ha invadido el mundo, nosotros lo invadamos de esperanza, porque la esperanza no defrauda”.

Para concluir, sacerdotes que acompañaban a Salcedo Aquino se postraron frente a la imagen de la Virgen de Guadalupe y pidieron por los sectores más vulnerables, pero sobre todo porque pronto termine la pandemia del Covid-19.

Anuncios

Author: Yaneth Ortega Jimenez