Iglesia y ayuntamiento reclaman el mismo edificio en Huactzinco

Cuando construyeron una parte de ese edificio invadieron un área que pertenece a la iglesia, entonces el representante legal de la diócesis ejercitó una acción legal en  contra del municipio; ese recurso tiene por objeto restituir el inmueble

Responsabilizan al ex alcalde de haber construido en terrenos parroquiales, tendrán que pagar por el predio o enfrentar una demanda

El ayuntamiento de Huactzinco y las autoridades parroquiales de ese lugar, reclaman la propiedad del mismo edificio, un inmueble que se inauguró durante la administración municipal pasada y que costó poco más de siete millones de pesos; ahora es utilizado para albergar las oficinas de la presidencia municipal.

Responsabilizan al ex alcalde, Antonio Robles Pineda, de haber construido sin los permisos correspondientes o el título de propiedad, por lo que ahora los representantes eclesiásticos han solicitado a través de medios legales, que se respete el terreno que dicen, les pertenece.

Miembros del actual cabildo señalaron que recientemente llegó un aviso de demanda en donde les notifican que el representante legal del ayuntamiento, es decir, la síndico, tiene que comparecer por la invasión de la propiedad perteneciente a la Diócesis de Tlaxcala.

El cuarto regidor del ayuntamiento, José Luis Juárez González, dio a conocer que se trata de un área de más de 250 metros cuadrados y que corresponden a cerca de una tercera parte del edificio; lo que está en propiedad de la iglesia es la entrada pero en la parte de arriba se encuentran la oficina del alcalde, el salón de cabildos y otras oficinas.

“Cuando construyeron una parte de ese edificio, de manera desafortunada invadieron un área que pertenece a la iglesia, entonces el representante legal de la diócesis ejercita una acción legal en  contra del municipio; ese recurso tiene por objeto restituir el inmueble, entonces nosotros se lo tenemos que devolver”, señalo.

Como el terreno no se puede devolver, a menos que una parte del inmueble sea destruido o delimitado con alguna barda, lo más viable es comprar a la diócesis la parte afectada, es decir, pagar con dinero de los contribuyentes por el terreno en donde se construyó un espacio que también les costó a los pobladores.

“Se trata de un edificio público del que hacen uso todos los ciudadanos, pero también la parte eclesiástica tiene ese derecho, así que lo más sensato es platicar con la diócesis y llegar a un acuerdo, valuar el terreno y obviamente liquidar el costo”, argumentó el regidor.

“Otra solución es comprar un terreno quizás más grande en alguna zona del municipio y entregárselo a la comunidad católica, finalmente lo que debe prevalecer es el derecho de todos, ante todo debamos privilegiar el diálogo para llegar a buenos acuerdos”, enfatizó.

El edifico, al principio, fue pensado para instalar el centro comunitario, pero luego de que los recursos para su construcción fueran liberados y la obra se realizara, el ex alcalde decidió que serviría para sus oficinas y hasta la fecha esto continúa así.

Es la segunda ocasión que la iglesia intervendrá en asuntos de este tipo, la primera vez fue cuando Robles Pineda, en el último año de su administración, gestionó y aplicó recursos para modificar una terraza que ahora lleva el nombre de “Explanada Parroquial”, que también se dijo, era propiedad de la iglesia, luego de acuerdos y varias disputas entre grupos, la obra está concluida desde 2016.

Anuncios

Author: Miguel Ángel Lara

foto reportero en Grupo ABC Tlaxcala y reportero de "ABC Noticias de Tlaxcala"