Hambrientos de poder…

REDACCIÓN

Los senadores Joel Molina y Ana Lilia Rivera han iniciado un evidente pleito dentro de Morena.

Hambrientos de poder, quieren controlar la sucesión de la dirigencia estatal del partido para catapultar sus futuras ambiciones políticas, debido a que quieren aprovecharse de su oportunismo para obtener dividendos dentro del instituto político.

Lo cierto es que la escasa representación que tienen dentro de las filas partidistas no les alcanza ni siquiera para tener influencia de peso dentro del partido morena, aunque ellos digan lo contrario haciendo uso de la confusión y chismes formulados por ellos y sus compinches incondicionales.

Joel abandonado…

Y hablando de morenos, el nulo peso que tiene Joel Molina se evidenció el pasado martes cuando convocó a analizar la situación de contaminación del Río Zahuapan en el municipio de Tepetitla.

Pero resulta que el Senador se quedó prácticamente solo junto con sus colaboradores porque su llamado no tuvo eco, mucho menos se vio el tan cacareado peso para que acudieran funcionarios federales y estatales en materia del medio ambiente.

¿Pues no que Joel gozaba de amplio respaldo?

Cargada…

Es evidente la cargada que la dirigencia estatal del PRI tiene hacia Alejandro Moreno Cárdenas, para que quede como presidente del Comité Ejecutivo Nacional del tricolor.

Aún con los cuestionamientos del inexplicable enriquecimiento millonario del gobernador de Campeche con licencia, la dirigencia local priista que dirige Roberto Lima Morales anunció con bombo y platillo la visita que “Alito” realizó el pasado 20 de marzo por tierras tlaxcaltecas.

Pese a que la reunión de militantes no fue nutrida, el dirigente del tricolor Roberto Lima, el coordinador del candidato, Noé Rodríguez Roldán y un grupo de priistas que anhelan regresar al poder, quisieron vender a los militantes del estado que hubo mucha asistencia.

En este proceso interna nacional, el dirigente Roberto Lima se ha conducido con parcialidad porque en la visita que a Tlaxcala han hecho los contendientes y algunos representantes de quienes también compiten por la dirigencia nacional del PRI, la dirigencia tricolor de Tlaxcala simplemente ha hecho “mutis” y guardar silencio total.

CEDH por las nubes…

El que de plano anda por las nubes, es el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Tlaxcala, Víctor Cid del Prado Pineda.

Pues ni siquiera se apareció en la inauguración de los trabajos para el diseño del Programa Nacional de Derechos Humanos (PNDH) 2019-2024 del Gobierno de México, que se desarrolló ayer en la Facultad de Filosofía y Letras de la UAT.

A pesar de que entre sus tantas obligaciones está la de proteger las prerrogativas fundamentales  de las niñas, mujeres y personas que son víctimas de la trata de personas, nos afirmaron que del Prado Pineda simplemente no se presentó al “Foro: Estrategias para la Garantía de los Derechos Humanos en Materia de Trata de Personas”.

Trabajos que fueron encabezados por el gobernador Marco Mena, el Subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación federal (Segob), Alejandro Encinas Rodríguez, el rector de la UAT, Luis Armando González Plasencia y otras autoridades.

Anuncios

Author: ABC Online

En ABC Online trabajamos todos los días para mantenerte informado con contenidos de tu interés y de calidad, agradecemos tu preferencia y tus recomendaciones.