Están talando la Malinche, denuncian en Ixtenco

Habitantes de ese municipio han hecho saber a las autoridades sobre personas que derriban árboles de manera clandestina, el martes por la tarde aseguraron una camioneta con troncos

La tala de clandestina en la Malinche se ha extendido a lo largo y ancho de sus faldas, ahora en el municipio de Ixtenco habitantes de ese lugar reportaron que desde hace unos días sujetos desconocidos están cortando árboles.

Señalaron que cuando subieron a la Malinche encontraron una zona con árboles derribados, prueba de que presuntos talamontes estaban haciendo de las suyas dentro del bosque.

Los hechos fueron dados a conocer a las autoridades quienes hasta ahora no han podido detener a los presuntos responsables sin embargo tanto la policía de montaña como la procuraduría Federal de protección al ambiente han reforzado las medidas para evitar  la pérdida de material forestal.

Resultado de la denuncia ciudadana y de las acciones que implementaron las autoridades en el parque nacional La Malinche, la tarde-noche del martes lograron ubicar y luego asegurar una camioneta que transportaba material forestal, sin que los ocupantes pudieran acreditar el permiso de aprovechamiento.

Vecinos de otros municipios también han denunciado haber visto personas que bajan de la zona boscosa con troncos y madera, y luego se trasladan por la carretera perimetral que rodea gran parte de la montaña, sin que sepan el destino que tendrán los árboles.

La tala clandestina en la Malinche, que era conocida en los municipios de Tetlanohcan, Teolocholco y Chiautempan, principalmente, aparentemente se extendió a otros territorios y ahora afecta todo el perímetro de la montaña.

Luego de que hace unos días fuera dado a conocer por las autoridades de protección al ambiente que la Malinche presenta un estado crítico de deforestación, las autoridades tendrán que poner más empeño para detener a los presuntos culpables.

Mientras tanto, en Ixtenco y la zona oriente el comienzo de deforestación en los bosques cercanos ha preocupado a los habitantes y campesinos pues, además de que se daña el medio ambiente,  perder árboles significa perder vida, perder una parte de su patrimonio y perder la tierra que le van a heredar a las futuras generaciones.

En Ixtenco, la única comunidad otomí del estado de Tlaxcala, las personas tienen un gran respeto por la tierra y en municipios cercanos como Zitlaltepec siguen rindiendo culto a la montaña como en la época prehispánica, la veneran porque les dota de alimento y agua para sus cosechas.

Anuncios

Author: Miguel Ángel Lara

foto reportero en Grupo ABC Tlaxcala y reportero de "ABC Noticias de Tlaxcala"