El Senado exige cuentas a las Universidades para el Bienestar

Tienen asignado un presupuesto de mil millones para 2020, pero no existe información concreta de planteles y matrícula. Senadores temen se replique modelo de la UACM, la peor evaluada del país.

El Senado exige cuentas a las Universidades para el Bienestar | La Crónica de Hoy
Las Universidades para el Bienestar es uno de los proyectos clave de AMLO para dar educación superior gratuita y sin examen de admisión. 

Por segundo año consecutivo, las universidades para el Bienestar Benito Juárez que son unaode los compromisos del presidente Andrés Manuel López Obrador para  brindar educación superior gratuita y sin exámenes de admisión, tienen asignado un presupuesto de mil millones de pesos para este 2020, pero nadie tiene información concreta sobre la ubicación exacta  y las condiciones físicas de sus  instalaciones, es más ni siquiera se sabe si ya están en funcionamiento la totalidad de sus 100 planteles proyectados.

Incluso hay algunos senadores que advierten el riesgo de que esas universidades repliquen el modelo de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM)  que fracasó según varios estudios que dan cuenta de su bajo nivel educativo y el de sus egresados.. 

No hay información fidedigna sobre la matrícula, o el número de docentes con los que se cuenta en esas universidades o los planes de estudio de las 36 carreras que se imparten o impartirán en esos planteles, que buscan convertirse en la apuesta de la Cuarta  Transformación a la demanda de educación superior en el país , donde tan solo el año pasado fueron rechazados casi 138 mil jóvenes que aspiraban a un lugar en la UNAM.

Por ello, el Senado   de la República solicitó al Organismo Coordinador de las Universidades para el Bienestar Benito Juárez  un informe sobre las condiciones en que se encuentran las instalaciones de sus 100 planteles y el estado de la matrícula escolar de alumnos y docentes registrados.

La  secretaria de la comisión de educación del Senado, Minerva Hernández acusó sobre la precaria situación que tienen varios de los planteles de estas universidades que puso en marcha la 4T en el país donde no hay instalaciones adecuadas, por lo menos en la que está en Tlaxacala, dijo.

Las condiciones de esta universidad que se ubican en Tlaxcala,  “son precarias y poco adecuadas” para la función académica que tienen encomendada.

“En mi tierra, Tlaxcala, yo me di a la tarea de buscar estas Universidades del Bienestar; acudí a sus recintos para conocerlas y pude observar que se encuentran en condiciones físicas precarias, que no podemos considerar aptas para que los estudiantes desarrollen todas sus capacidades”, acusó.

De acuerdo al programa de estas universidades se construirán y operarán hasta 100 planteles en municipios de entre 15 mil y 45 mil habitantes, donde no exista oferta educativa de nivel superior y la población viva en condiciones de pobreza y marginación.

Los estudiantes podrán cursar su licenciatura de manera gratuita y tendrán becas por una cantidad de 2 mil 400 pesos mensuales.

Raquel Sosa, directora de la coordinación de las universidades para el Bienestar “Benito Juárez García”, informó  a principios de este año arrancó la construcción de 85 planteles de 100 a edificarse en todo el país.

No hay cifra oficial sobre la matrícula de estudiantes en esas universidades pero se estima que el año pasado ya superaba los 7 mil 500 estudiantes y la planta de profesores ya  se integraba  de 459.

Sin embargo, la funcionaria, dijo que hasta el momento con la infraestructura que hay, la primera generación de estudiantes se graduará en el primer trimestre de 2021.

¿MODELO DE FRACASO? El senador Juan Zepeda, integrante de la comisión de Educación de la Cámara Alta,  advirtió el riesgo de que estas Universidades del Bienestar vayan por el camino en que se metió a la Universidad Autónoma de la Ciudad de México,  (UACM), esas que también creó López Obrador cuando era jefe del gobierno capitalino y que se han distinguido por ser un fracaso de modelo educativo. “Son las peores evaluadas del país…”, alertó.

El mexiquense retomó un estudio especializado  donde se evaluaron 35 universidades públicas del 2000 al 2019 y en 19 años —sostuvo—, la peor institución evaluada fue la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) que creó López Obrador en el 2000 cuando era jefe del gobierno del entonces Distrito Federal.

“Es decir algo está ocurriendo, o no se está supervisando el nivel educativo o no cuenta con un plantel adecuado para educar bien a nuestros jóvenes de la capital”, lamentó Zepeda.

La UACM tiene 18 licenciaturas, 7 maestrías , dos doctorados  y 18 mil 670 estudiantes  y un presupuesto de mil 342 millones de pesos para este 2020, detalló.

Este estudio —abundó— también da cuenta de que  la mayor tasa de alumnos mayores de 24 años en todo el país  está en la UACM, que además e cuenta con el menor porcentaje de docentes con doctorado:  sólo el 17 % cuentan con doctorado.

Por cada 100 estudiantes solo se graduaron entre 6 y 8, esto contrasta con la UNAM  donde egresan 30 por cada 100 estudiantes.

El senador de Movimiento ciudadano advierte que es realmente preocupante,  pues la eficiencia  terminal es de tan solo 8.4 % mientras que en la UNAM  tiene el 62.3 %  o el IPN con el 58.6% la UAM con el 31.5%.

El  Senado  también requirió a la Secretaría de Hacienda o un reporte que contenga los motivos del ajuste presupuestal a estas universidades del Bienestar pues el año pasado le recortó casi 250 millones de pesos, es decir de los mil millones de  pesos que le aprobó sólo le entregaron 757 millones de pesos en el año anterior.

Además, pidió a Hacienda información de los subsidios que recibirá el Organismo Coordinador de las Universidades para el Bienestar Benito Juárez García en el ejercicio fiscal 2020.

Author: ABC Online

En ABC Online trabajamos todos los días para mantenerte informado con contenidos de tu interés y de calidad, agradecemos tu preferencia y tus recomendaciones.