Dan de alta a vendedor que sufrió cornada en la Huamantlada

Luego de estar internado por tres semanas don Feliciano regresó a casa.

Luego de sufrir una cornada que le generó una fractura de esternón y herida penetrante en el torax, esto durante la 65 Huamantlada, el señor Feliciano N, de 65 años de edad, tras estar durante tres semanas internado en el Hospital Regional de Tzompantepec y posteriormente trasladado al Estado de Puebla, regresó a casa.

Durante varios días se mantuvo en el área de cuidados intensivos del nosocomio en Tzompantepec, donde fue intervenido quirúrgicamente por la gravedad de la lesión, este hombre de la tercera edad vivió para contar lo ocurrido el 16 de agosto que fue embestido por un astado de 500 kilos, tras realizar su venta dentro del circuito para sustentar parte de sus gastos.

Refiere personal del nosocomio que durante varios días, se mantuvo sedado y bajo estrictos cuidados médicos para evitar que la herida se infectara, afortunadamente se mantuvo estable y respondió a los medicamentos que se le suministraron;  sin embrago la familia decidió trasladarlo a la ciudad de Puebla, de donde se tiene conocimiento fue recientemente dado de alta.

Explicaron que al ser de los más graves de la Huamantlada y que estuvo primero en la ciudad mueganera, especialistas en la materia decidieron trasladarlo al Hospital Emilio Sánchez Piedras, donde especialistas vigilaron su evolución.

De los nueve lesionados, sólo este hombre es el que estuvo grave y es que las ocho personas que también fueron lesionadas se reportaron en su momento delicados pero estables, entre ellos una mujer.

A pesar de que en años anteriores las cifras había disminuido, ya que en el 2017 fue de seis lesionados y ocho en el año 2018, este año ante el corte fue de nueve personas heridas por asta de toro.

Hay que tener en cuenta, que a pesar de que el reglamento señala que no deben estar dentro del circuito personas alcoholizadas, vendedores ambulantes, este hombre arriesgo su vida para llevar un recurso extra a su hogar y es que vecinos aseguran que son personas humildes, lo que obligó a don Feliciano a vender durante ese día.

No hay que dejar de lado, que la familia para poder subsidiar parte de los gastos médicos de su familiar, solicitaron el apoyo económico de algunas personas de huamantla logrando recaudar lo necesario.

Anuncios

Author: Yaneth Ortega Jimenez